top of page

Nueva York acorrala a Airbnb: alquileres por menos de un mes quedarán prohibidos


Airbnb tiene en Nueva York un total de 38,500 unidades de alojamiento listadas, que le permiten obtener una ganancia anual de 85 millones de dólares.

Airbnb tendrá que volver a sus raíces de Bed & Breakfast, tal como se originó en 2008, al menos en la ciudad de Nueva York, que ganó un litigio contra la compañía de alojamiento. Este evento podría marcar el inicio de un cambio significativo en el modelo de negocio de la plataforma.


Debido a la limitada disponibilidad de propiedades de alquiler, las autoridades de Nueva York han implementado nuevas regulaciones que, entre otras cosas, prohíben arrendamientos de menos de 30 días, a menos que los propietarios figuren en un registro oficial de la ciudad y compartan su espacio con los arrendatarios. Además, los propietarios estarán limitados a recibir un máximo de dos huéspedes a la vez.

La nueva reglamentación impone restricciones que podrían cambiar significativamente el modelo de negocio que ha impulsado el crecimiento de Airbnb desde su creación hace 15 años. Originalmente, la plataforma permitía a los viajeros alquilar un espacio en una casa existente sin tener el control total del lugar, sirviendo como una alternativa económica a los hoteles tradicionales.


Las nuevas medidas adoptadas por las autoridades de Nueva York buscan nivelar el campo de juego al poner límites a los alquileres de espacios para hospedaje que no sean hoteles registrados. Según declaraciones de Airbnb al The Wall Street Journal, las nuevas regulaciones actúan como una "prohibición de facto de los alquileres a corto plazo."


Estas reglas ya están afectando a Airbnb. La compañía estima que aproximadamente 5,300 reservas se verán impactadas en la primera semana de implementación de la nueva normativa. Esto es especialmente significativo considerando que Airbnb cuenta con 38,500 apartamentos registrados en Nueva York, a través de los cuales genera anualmente ingresos de 85 millones de dólares.



Por el momento, estas restricciones se aplican solo en Nueva York, pero podrían sentar un precedente que aborde problemas económicos y sociales asociados con la plataforma en otros lugares. En países como México, ya hay un debate en curso sobre cómo regular servicios como Airbnb y su impacto en el mercado inmobiliario tradicional y la economía de los usuarios.

Un estudio de Trovit revela que el costo de alquilar una propiedad durante 30 días a través de plataformas digitales como Airbnb es en promedio un 57% más elevado que las opciones convencionales de alquiler. Este fenómeno ha impulsado un aumento del 92% en los costos de alquiler en 135 colonias de la Ciudad de México.


En el sector tradicional de alquileres, los contratos suelen tener una duración de un año y se rigen por diversas cláusulas del Código Civil Federal. Este modelo está diseñado para personas interesadas en estancias de largo plazo. Por otro lado, Airbnb proporciona una solución más flexible, atendiendo al mercado turístico con opciones de alquiler diario o semanal.


Aunque son modelos de negocio bastante diferentes, la llegada de plataformas como Airbnb ha cambiado las reglas del juego en el sector inmobiliario. Esto ha llevado a ciudades como Barcelona y, más recientemente, Nueva York, a implementar regulaciones más estrictas para los alquileres turísticos. La idea es equilibrar el mercado, asegurando que tanto los inquilinos a largo plazo como los turistas tengan opciones accesibles y justas, mientras se controla el impacto en las comunidades locales.

22 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page